La ciencia del glaseado de pasteles

La mayoría de nosotros hemos experimentado la inmensa alegría de sumergir un dedo en un tazón de delicioso glaseado de pastel y luego llevárnoslo a la boca. A menudo es tan atractivo para nuestros sentidos gracias a su textura sedosa o suavidad como a su sabor o sabor delicioso. Lo interesante de los glaseados, glaseados, glaseados, fondant y cualquier otro tipo de glaseado para un pastel es que las recetas son tan diversas y variadas y cada una tiene un atractivo muy específico.

Por ejemplo, los fanáticos de los muchos programas de televisión que se enfocan en panaderos profesionales y los pasteles altamente decorativos que hacen estarán muy familiarizados con el fondant. Esto es algo hecho de azúcar y agua que puede tener una consistencia de glaseado o puede ser tan flexible y duradero como una masa pesada. Se puede envolver en papel de aluminio y, literalmente, puede envolver un pastel con glaseado. Naturalmente, esto tiene mucho atractivo para cualquier tipo de pastelero o decorador de pasteles que busque un pastel muy escultural, pero también para aquellos que realmente quieren controlar los resultados finales. Sin embargo, no es el mejor glaseado para un pastel que tiene una textura o calidad muy delicada, porque el peso del glaseado puede hacer que el pastel se deshaga.

Esto significa que un panadero tendrá que comprender las diferentes propiedades de los diferentes ingredientes para saber cuáles se adaptan mejor a sus necesidades de decoración y las necesidades del pastel. Las personas a menudo pueden quedar tan atrapadas en el proceso de diseño que olvidan que un pastel está destinado a ser comido y disfrutado. Esto requiere que el cuerpo de la torta esté húmedo y sabroso y que el glaseado, betún o glaseado sea un buen acompañante para la misma. Esto puede suponer un serio desafío para un panadero si la decoración no se adapta al medio.

Afortunadamente, hay una gama tan amplia de cobertura disponible que hay pocas ocasiones en las que no se puede lograr un esquema de diseño específico. Por ejemplo, hay recetas de crema de mantequilla que crean resultados ligeros y esponjosos, pero también son capaces de permanecer un poco más espesas para el decorador de pasteles que quiere canalizar todo, desde cuerdas y canastas hasta flores y bordes. Hay glaseados en forma de nube que simplemente se apilan y se esparcen suavemente sobre la superficie de un pastel y que sirven como decoración y glaseado al mismo tiempo. Están los fondants duros y los muchos efectos que pueden lograr, y luego están los glaseados y glaseados acuosos que se pueden calentar y verter sobre un pastel antes de que se vuelva firme y duro, y aún le dan al pastel un brillo muy brillante que sirve como ideal. telón de fondo para muchos tipos de decoraciones.

Lo que hay que recordar acerca de estos muchos tipos de glaseado es que deben seleccionarse por su buen aspecto, sus texturas finas, sus sabores adecuados y, lo que es más importante, por su capacidad para funcionar bien con los pasteles seleccionados.